El proceso de fabricación del turrón artesano es un proceso que requiere tiempo, trabajo y dedicación. En Primitivo Picó seguimos las recetas de nuestros maestros turroneros, lo que hace que, junto con la calidad de las materias primas empleadas en el proceso de fabricación, se consiga un producto final de gran calidad.

A la hora de fabricar turrón artesano lo más importante es contar con ingredientes de calidad como son: la miel pura de abeja, almendras tostadas de primera calidad, huevo, azúcar... Si bien estas materias primas, se incorporarán en distintas cantidades en función de la calidad del turrón: calidad suprema (60% almendra, mínimo 10% de miel), calidad extra (50% de almendra, mínimo 10% de miel) y calidad popular (30% de almendras).

A continuación pasamos a detallar los pasos del proceso de fabricación:

Mezclado 

El primer paso del proceso de fabricación es el mezclado de la miel, azúcar, creando una masa homogénea, sobre la que posteriormente se agregan las almendras, bien en trozos o molida según el tipo de turrón que sea.

Laminado 

Diferente proceso para el turrón duro de almendra, en el que la mezcla se vierte en moldes donde una vez frío se crearán bloques de turrón que posteriormente se desoldarán y cortarán en porciones o tabletas, listas para envasar. En el caso del turrón blando de almendra, la masa se extiende en unas mesas especiales, una vez fría pasa el proceso de molturación.

Molturación 

En este paso se lleva a cabo el molido o triturado de la masa de turrón blando de almendra, elaborada anteriormente. La masa se introduce en unos molinos de piedra donde se tritura, mezcla y refina todo muy bien.

Boixet

Estas máquinas son las encargadas de dar el toque final a nuestro turrón blando de almendra. En esta etapa se da el punto de cocción necesario para la masa, a través del calor incorporado con vapor así como el movimiento continuo de subida y bajada de la maza. Será aquí el maestro turronero el encargado de decidir el punto óptimo para el turrón. Si queremos que tenga ese carácter granulado, en vez de refinado, en este mismo paso se añaden pequeños trozos de almendra tostada a dicha masa.

Envasado

En el caso del turrón duro de almendra, una vez mezclado e introducido en los moldes se deja enfriar y ya se puede dar forma, para el posterior envasado. En el caso del turrón blando de almendra, al terminar su cocción en el boixet se pasa a dejar enfriar durante un periodo de 48 horas en unos moldes donde se compacta y suelta el exceso de aceite de almendra. Una vez pasado el tiempo de enfriado se procede a cortar en tabletas o porciones y envasar.